Propósito y Beneficios

El Instituto Ministerial Hebrón (IMH) – extensión Elizabeth, New Jersey – se fundó con el propósito de entrenar y preparar líderes que conozcan al Señor y sus caminos. En el IMH los alumnos también aprenden la importancia de someterse a su iglesia local y de dar su vida para la edificación de la misma.

En la iglesia primitiva, la comunión entre los santos dependía del amor y respeto mutuos, que se manifestaba por la presencia de Dios en sus vidas. No existían fronteras denominacionales para mantener el orden y la unidad. En las vidas de los líderes espirituales de la congregación era evidente una manifestación poderosa de autoridad sobrenatural. Esa autoridad era el fundamento del gobierno espiritual y de la estabilidad de la Iglesia. A la par de esa autoridad divina podía observarse una manifestación gloriosa de la naturaleza y el carácter de Cristo en sus vidas. Por esas razones, la Iglesia entera reconocía en esos hombres un ministerio que había sido dado por Dios, y se sometían gozosamente a su ministerio. La meta del IMH es buscar la presencia del Espíritu Santo, para que el cuerpo de Cristo pueda experimentar ese mismo fundamento de comunión y unidad. Esto requiere de una obra tanto en los maestros como en los alumnos.

Podríamos resumir los propósitos del IMH en los siguientes puntos:
    • Llevar al pueblo de Dios a una relación más profunda con Jesucristo
      Solamente aprendiendo a conocer al Señor Jesucristo de una manera íntima y personal es como un creyente realmente entra a la vida, gozo y paz verdaderos. Jesús dijo: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3).
    • Preparar líderes para la cosecha final
      Muy pronto la gloria del Señor vendrá sobre la Iglesia del Señor Jesucristo de una manera que nunca ha sido vista. La tan esperada cosecha, de la que nos habla Santiago 5:7, está muy cercana. Por tanto, Ministerios Hebrón, consciente del llamado del Señor, está involucrado en la preparación de líderes para esa visitación y cosecha. La presencia irresistible de Dios pronto derribará todo obstáculo e impedimento que detiene el río poderoso que Él ha prometido a su Iglesia. ¡Que estemos preparados para ese día!
  • Elevar y aclarar nuestra visión espiritual
    Tenemos la confianza de que quienes estudian en el IMH con un corazón abierto y sincero, y con un deseo de buscar al Señor y de escudriñar las Escrituras, saldrán con una visión más elevada y clara de nuestro Señor Jesucristo y de lo que Él tiene para su pueblo. La meta es que nazca en sus corazones un mayor deseo por correr hacia el Señor. Esto sucede cuando existe una visión dada por Dios. En Habacuc 2:2, el Señor le mandó al profeta: “escribe la visión y declárala en tablas, para que corra el que leyera en ella”.

Logo Official